×

Este sitio utiliza cookies. Si continua navegando, da su consentimiento al uso de cookies. Más información aquí »

Kevin Kraus

El empleado de Herbalife Kevin Krauss ha competido en el Triatlón de Herbalife en los años pasados, pero el año 2014 fue una historia diferente. Ese verano, sufrió un accidente grave cuando iba en su moto camino a casa. Cuando se despertó, estaba en el hospital, desorientado y con la pierna izquierda seriamente lesionada. Los médicos realizaron nueve operaciones distintas pero no pudieron salvarle la pierna, y tuvieron que amputársela el 7 de junio de 2014. El padre de Kevin describe a su hijo como una persona atlética y no podía ni imaginarse cómo iba a tener que aprender a vivir con una sola pierna. Con el paso de los días y las semanas después del accidente, Kevin pensó, “¿Por qué yo?” Pero entonces, vio dos caminos que podía tomar: un camino lleno de lástima por sí mismo, de duda y de remordimiento, o un camino donde enfrenta su desafío y se demuestra a sí mismo que puede sobrellevar cualquier obstáculo. Con todo el apoyo de su familia, sus amigos y compañeros de trabajo, el camino de lástima ya no era una opción. De hecho, sus compañeros de trabajo le ofrecieron tanto apoyo que organizaron una sesión fotográfica donde todos mostraban rótulos escritos a mano con mensajes positivos. Este gesto conmovió de manera increíble a Kevin.

Su madre Cheri recuerda que “Cuando Kevin volvió a casa del hospital, estaba deseando ponerse de pie y empezar a caminar”. “Ese mismo día, vio al especialista en prótesis. Estaba entusiasmado”,continúa. “En el despacho del especialista, se puso en pie de inmediato y empezó a andar con la prótesis. Se quedaron estupefactos. No esperaban que fuese capaz de andar con ella tan pronto.”

Pero a Kevin no le bastaba con volver a caminar, ya que se había marcado el objetivo de volver a participar en el Triatlón Herbalife. “Estoy más motivado que nunca por completar este triatlón”, reveló con emoción durante el entrenamiento previo al evento. “Necesito demostrarme a mí mismo que puedo hacerlo. Toda la recuperación, todo el esfuerzo, el entrenamiento, el dolor y la terapia física me han llenado de motivación y deseo. Llevaré conmigo toda este energía para el triatlón.” Su determinación dio resultado. Sólo 90 días después de salir del hospital y recibir su pierna ortopédica, Kevin llegó al Triatlón Herbalife preparado para competir.

Con el traumatismo tan reciente y su adaptación a la pierna ortopédica que viene a sumarse a lo que ya era un duro reto deportivo, ese día Kevin estaba nervioso pero entusiasmado y describió el momento de cruzar la línea de meta como “La mejor sensación que he tenido en muchísimo tiempo. Tener allí a mis familiares, a mis amigos y a mi novia... No habría podido lograrlo sin ellos y su apoyo.”